Referencia PTCEDH_14_02 (Este trabajo ha sido publicado como nº 4, vol. 10)

Título: Autonomía y cuerpo objetivado en grandes instituciones: dispositivos de interiorización del control esfinteriano infantil y su externalización sobrevenida en la decrepitud

Resumen:  Uno de los criterios fundamentales en la designación y administración social de los inmaduros (niños) y relegados (ancianos) es la insuficiente “autonomía personal”, la cual se basa, entre otros mecanismos, en la “autonomía fisiológica funcional”, que llega a suplir tanto la inmadurez infantil como la deficiencia cognitiva senil. En ambos extremos (infancia y vejez) la tutela está delegada, por “no nacimiento social” o “muerte social”. Comparamos la necesidad del control esfinteriano en la socialización infantil en sujetos institucionalizados con la necesidad sobrevenida del control esfinteriano en ancianos institucionalizados.
Palabras clave: Etnografía de grandes instituciones, infancia, ancianidad, control de esfínteres, autonomía

http://www.uam.es/otros/ptcedh/enrevision/ref_ptcedh_14_02.pdf

3 pensamientos en “Referencia PTCEDH_14_02 (Este trabajo ha sido publicado como nº 4, vol. 10)

  1. REVISIÓN DE “AUTONOMÍA Y CUERPO OBJETIVADO EN GRANDES INSTITUCIONES: DISPOSITIVOS DE INTERIORIZACIÓN DEL CONTROL ESFINTERIANO INFANTIL Y SU EXTERNALIZACIÓN SOBREVENIDA EN LA DECREPITUD”

    Me parece un artículo cuyo tema es extremadamente interesante y pertinente. Aunque el paralelismo entre infancia y vejez posee connotaciones culturales bastante conocidas, normalmente negativas respecto a al vejez (me refiero, por ejemplo, a la idea de la última etapa de la vida como una especie de involución que equipara al anciano con el bebé), me ha resultado muy iluminador el contraste entre la interiorización del control de esfínteres en el bebé y la externalización del mismo en el anciano. Es algo que se anticipa en el título y que se justifica a lo largo del texto mostrando el funcionamiento del entramado de dispositivos que lo generan.

    Tal vez cabría definir un poco mejor la postura del autor o autores respecto al problema de la construcción de la subjetividad, o lo que es lo mismo, respecto a la relación entre lo que en lenguaje foucaultiano suele llamarse “hipótesis represiva” e “hipótesis productiva”. ¿El poder reprime algún tipo de subjetividad previa o la subjetividad es toda ella producida por el poder? El psicoanálisis optaría, obviamente, por la hipótesis represiva, y en el artículo se recurre a veces a ideas psicoanalíticas sin que quede muy claro si se suscriben o no, o en qué sentido (o para qué, con qué fin) se utilizan. ¿El niño es una especie de sujeto-cuerpo previo disciplinado por dispositivos sociales que actúan a posteriori o bien el propio sujeto-cuerpo es en sí mismo el resultado de procesos de subjetivación vehiculados por otros dispositivos? ¿Son las necesidades fisiológicas relacionadas con los esfínteres algo así como el núcleo o base de la socialización, como parece colegirse de algunos párrafos del trabajo? Otro caso en el que la cuestión de la represión/producción podría tenerse en cuenta es cuando se habla de la sexualidad (epígrafe 4), que parece considerarse natural.

    Echo en falta también una alusión a la idea misma de edades del hombre, etapas de la vida o ciclo cital como soporte ideológico-discursivo general (a menudo con lenguaje científico, procedente de la psicología del desarrollo y la medicina) del trato que los sujetos que caen dentro de la norma de lo que se considera un sujeto autónomo dispensan a los que no caen dentro de esa norma, es decir, niños o ancianos. La alusión a esto no es imprescindible, pero creo que proporcionaría al trabajo más potencia crítica.

    El párrafo final de la introducción debería ser más preciso. Quizá da a entender que se va a presentar un estudio empírico original, cuando lo que se hace es simplemente recurrir a ejemplos tomados de estudios previos. O al menos así lo he entendido yo.

    Con todo, y más allá de su contenido, creo que el artículo tiene un problema grave de carácter formal. En mi opinión, la redacción entorpece demasiado a menudo la lectura. Numerosos pasajes me han parecido muy oscuros y los he tenido que leer varias veces, y en ocasiones ni así he conseguido descifrarlos. En algunos casos tal vez sea porque se usa un estilo distinto al que estoy habituado, pero en otros casos me ha costado averiguar el significado de algunas expresiones, el sentido de algunas preposiciones y el referente de algunos pronombres (o directamente no lo he averiguado).

    Enumero, según voy leyendo, lo que a mi juicio son los problemas formales más llamativos:

    – En el resumen se dice: “la ‘autonomía fisiológica funcional’, que llega a suplir tanto la inmadurez infantil como la deficiencia cognitiva senil”. Tal y como yo lo leo, entiendo que la autonomía fisiológica funcional sustituye la inmadurez infantil y la deficiencia senil. No sé si es eso lo que se quiere decir.

    Pág. 2, primer párrafo: se repite la palabra “parte” (es una cuestión menor, estilística, pero la segunda vez podría reemplazarse por “noticia”, por ejemplo).

    Pág. 3, hacia la mitad de la página: “antes por sus representaciones e intervenciones ideológicas”. Sugiero sustituir “antes” por “previamente”.

    Pág. 4, 1ª línea: “No obstante”. No entiendo en qué se opone lo que viene a continuación a lo que se acaba de decir. Si hay oposición, debería explicitarse. Si no, debería quitarse el “no obstante”.

    En el mismo párrafo, no me queda claro el significado de “la ‘conversión’ del agente intervenido”.

    Pág. 4: Desde “hace más complejo…” hasta “…resuelven los primeros”. Ese fragmento me ha resultado ininteligible.

    Justo a continuación, también tengo dificultades para entender el significado de “elevación del edificio primario”. ¿Se refiere a la socialización primaria?

    Pág. 4, abajo: “agencia analítica”. Tampoco sé a qué se refiere exactamente esa expresión.

    Pág. 5 arriba: “donde observar tanto las disciplinas de interiorización…”. ¿A qué se refiere el “donde”? ¿A las instituciones? En ese caso sería más claro decir “en las cuales”.

    Nota a pie de página 1: Poner nombre completo de Anna Freud, no sólo la inicial.

    Pág. 5: “responsabilidad (inimputabilidad)”. ¿Por qué inimputabilidad? ¿No es precisamente la imputabilidad la que se suele atribribuir al sujeto responsable, que precisamente por ser responsable puede ser culpable o inocente, ya que responde de sus actos?

    Pág. 5: ¿Por qué “Memoria” con mayúscula?

    Pág. 6, hacia la mitad de la página: “su artificio procedimental”. No consigo saber ni cuál es el referente de “su” ni qué significa “artificio procedimental”.

    Pág. 6, abajo: Desde “ésta, en su sentido ‘total’…” hasta “…externalidades técnicas bien documentadas”. ¿Cuál es el referente de “ésta”? ¿La demarcación? ¿Qué quiere decir que “recoge estos problemas en su perspectiva genealógica”? ¿Qué problemas exactamente? ¿Por qué se habla aquí de la perspectiva genealógica, que en Foucault se refiere más bien a un tipo de estudio del pasado y no (o no sólo, o no principalmente) a la constatación de manipulaciones corporales y aparatos (una constatación que, en todo caso, está incoporada en la perspectiva genealógica, pero no la define)?

    Pág. 7, hacia la mitad: “cuya inadaptación problemática…”. ¿Cuál es el referente de “cuya”?

    Pág. 11, justo al inicio: Sugiero sustituir “Con Kardiner” por “Según Kardiner”.

    Pág. 11: Sugiero poner en párrafos separados las tres formas de socialización (a, b y c) de las que habla Frank.

    Pág. 12, justo al final del primer párrafo: “como dispositivo mejor”. Supongo que se quiere decir que sería mejor hablar de dispositivo que de institución, pero tal y como está redactado parece que se habla de un dispositivo mejor que otro, o algo así.

    Pág. 12, al inicio del segundo párrafo: “tienen lugar”. Cambiar por “tiene lugar” para mantener la concordancia con el sujeto gramatical (“La interiorización”).

    Pág. 13, hacia la mitad: “muestra la relación de intervención cultural”. ¿Qué quiere decir eso?

    Págs. 13-14: “Los modelos anteriores son liberales en buen grado, sosteniendo la artefactualidad de la ‘autonomía’. En la vida cotidiana, la socialización es plenipotenciaria”. Esto me resulta ininteligible. ¿No es una contradicción decir que un modelo es liberal y sostiene que la autonomía es un artefacto (si es que es eso lo que se dice)? ¿No supone precisamente el liberalismo que la autonomía individual es algo primario y no resultado de un proceso de socialización mediado por artefactos? Por otro lado, por mucho que me esfuerzo no logro entender qué es una socialización plenipotenciaria. Quizá sea una expresión técnica, aunque no la he encontrado en Internet. Imagino que se refiere a que la socialización real (cotidiana) involucra todas las dimensiones de la subjetividad, no sólo la voluntad consciente.

    Pág. 14, un poco más adelante: “control voluntarista”. Supongo que se quiere decir “control voluntario”. El voluntarismo, al menos tal y como yo suelo ver empleado el término, se refiere a la actitud de quienes toman decisiones basadas en buenas intenciones sin tener en cuenta los problemas reales a la hora de llevarlas a cabo.

    Págs. 14-15: Desde “En un alzheimer terminal…” hasta “…pero sí físico”. Revisar la sintaxis y el léxico de la frase, que resulta ininteligible.

    Pág. 15, hacia la mitad: “las metáforas y otros tropos son dudosos para…”. ¿Qué quiere decir que son dudosos? ¿No se está defendiendo más bien que las descripciones anatomofisiológicas, aparentemente neutrales, incluyen metáforas y tropos?

    Pág. 16, arriba: Desde “Podemos resumir entonces, cuanto menos…” [creo que debería decirse “cuando menos”] hasta “…en problemas de extreñimiento”. Creo que falta un verbo antes de “respecto”. Un poco más abajo: “aún así sería de interés”. Es “aun”, sin tilde, porque equivale a “incluso”, no a “todavía”.

    Pág. 20: “Hay que pensar en que el manejo del cadáver…”. Creo que falta una preposición antes de “el manejo”.

    Pág. 24, abajo: “el problema de la conciencia es, principando en el resultado de la afectación del malestar retroalimentado en la respuesta fisiológica, y su constiución tecnológica del self, una proyección relacional…”. Lo que tenido que leer cinco veces para entenderlo.

    Pág. 27, antes del epígrafe 3: “La institución resta porque asume control”. ¿Quiere decirse que la institución retira la autonomía al sujeto porque lo controla? Si es así, ¿la frase no es una redundancia? ¿No es como decir que la institución quita autonomía porque quita autonomía?

    Pág. 27, abajo: “cuando mencionemos términos como…”. Los términos que se enumeran a continuación quizá deberían estar entrecomillados, ya que se no se está haciendo uso sino mención de los mismos. Un poco más adelante habría que especificar qué es exactamente “grado de sistema experto”. ¿Grado de sistema experto en el que cobran sentido los términos enumerados? Justo después, en el paréntesis, se dice que “la maternidad, como institución, puede serlo; como también la no intervención”. ¿Qué es lo que puede ser la maternidad? ¿Sistema experto? En ese caso, ¿cómo puede la no intervención ser un sistema experto? ¿Qué se está entendiendo por sistema experto?

    Pág. 29, arriba: “mientras aquí se deja sucio[s] a los niños”. ¿A qué se refiere “aquí”? Justo después, cuando se dice “En éstas, por tanto, se masifican…”, ¿cuál es el referente de “éstas”?

    Pág. 30, abajo: “(lo que sanciona su conciencia y, por tanto, lo hace hombre en -la metáfora de- lo ingerido y lo expulsado). Cuando esto falla, ese hombre, venido a menos, o reducido a la animalidad bondadosa (por el contrario de la animalidad criminal), es sustituido (mejor dicho, su voluntad y conciencia) protésicamente”. La sintaxis y el estilo de estas frases hacen bastante difícil su comprensión. ¿Qué quiere decir “sanciona su conciencia”? ¿Que el autocontrol es visto como una prueba de conciencia? ¿Qué significa “animalidad bondadosa”? ¿Benigna o inofensiva? ¿Qué quiere decir “por el contrario con la animalidad criminal”? ¿Quiere decir por contraposición con la animalidad criminal? ¿”[E]s sustituido (mejor dicho, su voluntad y conciencia)” significa “[E]s sustituido (mejor dicho, su voluntad y conciencia lo son)”? Por cierto, en casos como este podría escribirse “ser humano” en lugar de “hombre”, ya se se hace referencia a hombres y mujeres.

    Un poco más adelante: “lo que suponen una conciencia de aparato o mecánica”. ¿Cuál es el sujeto del verbo “suponen”? ¿Qué es una conciencia de aparato o mecánica? Y poco después: “Es en verdad, si no lo hace definitivamente, al menos un suplemento artificial del cerebro social”. ¿Cuál es el sujeto del verbo “hace”? ¿Y qué es lo que hace? (En numerosas frases a lo largo de todo el texto es tremendamente difícil reconstruir el significado debido a las estructuras sintácticas utilizadas.) ¿Qué es el cerebro social? ¿Por qué pasa a hablarse repentinamente del cerebro si hasta ahora se estaba hablando de conciencia, intencionalidad, voluntad, etc.?

    Pág. 31: “currículo farmacológico”. No sé si es una expresión técnica (no la he encontrado en Google), pero si es un neologismo es perfectamente prescindible. Supongo que se refiere a los niños que a lo largo de su vida o gran parte de ella están sometidos a medicación. Justo después se dice “como otros problemas de desadaptación social”. Tal y como está construida la frase entera, entiendo que el currículo farmacológico es un problema de desadaptación social, cuando más bien sería una causa o un factor concomitante de la misma. Un poco más abajo no sé a qué caso se refiere cuando leo “salvando la magnitud del primer caso”.

    Pág. 32, nota a pie nº 21: Falta la referencia de Geertz.

    Pág. 33, abajo: “(no tanto clasista)”. ¿Quiere decirse “un tanto clasista”?

    Pág. 34, hacia la mitad: “p.ej. tan tardío como el de Oheim”. Falta el artículo antes de “tan”.

    Pág. 35, arriba: “sobretodo” → “sobre todo”.

    El epígrafe 4 y último rompe el hilo conductor del artículo, que ya bastante difícil de seguir es de por sí. Dentro de ese epígrafe, además, hay observaciones cuya pertinencia no es fácil de captar; por ejemplo, las que se refieren a la performación de la masculinidad a la hora de orinar en un retrete o al hecho de que se haga con el pene erecto o semierecto. ¿Qué tiene que ver eso con lo tratado anteriormente?

    El artículo se acaba abrupta. Además de justificar el último epígrafe, debería añadirse una conclusión en la que se recapitulase la información previa, se discutieran cuestiones, se propusieran vías de investigación o reflexión futuras, etc.

    En suma, tal vez por problemas de redacción como los señalados, y por la desorganización a la hora de presentar algunas ideas, la sensación que he tenido como lector es la de un argumento que no avanza ni se despliega. Simplemente se van arrojando y superponiendo datos y reflexiones sin que sea fácil captar la relación entre lo que se promete (lo que se dice al final de la introducción: que se compararán casos de niños desestructurados y ancianos decrépitos) y lo que después se ofrece. A veces hay asimismo repeticiones innecesarias. Por ejemplo, al empezar el epígarfe 3 (pág. 27) se reitera una idea sobre la que se vuelve una y otra vez a lo largo del texto: que los niños institucionalizados y ancianos decrépitos se someten a una tutela. Otro ejemplo de repetición está en la pág. 29, donde se dice dos veces que a los niños se les deja sucios para que experimenten desagrado e interioricen la necesidad de autolimpieza.

    En conclusión, el contenido del artículo es muy interesante, pero la forma lo echa a perder. Si se publica, debería ser después de una reescritura muy a fondo, aparte de añadir una conclusión, justificar el último epígrafe y precisar lo que se indica en el último párrafo de la introducción. Recomiendo que se haga dicha reescritura evitando la afectación y poniéndose en todo momento en el lugar de un lector que no está dentro de la cabeza de quien escribe y, por lo tanto, no puede (ni tiene por qué) adivinar lo que se le quiere decir. Debe buscarse un lenguaje más claro, preciso y capaz de comunicar lo que se pretende comunicar.

  2. REVISIÓN 2:

    Paso a poner de manifiesto las observaciones sobre el texto revisado. Dicha exposición contiene tanto anotaciones sobre el contenido del texto, como algunas cuestiones de forma. He decidido plantearlo con preguntas que no pretenden ser categóricas, sino que permitan una mayor reflexión sobre algunos puntos.

    REVISIÓN

    El contenido del artículo me resulta realmente interesante, fundamentalmente porque permite conocer como se interviene desde los diferentes contextos institucionales en los proceso de interiorización del control de esfínteres (cuando hablamos de niños) en un proceso de socialización del control desde dentro del sujeto y como en el caso de los ancianos se atribuye directamente a una externalización. Aunque cabría preguntarse ¿si realmente esta separación es tan marcada realmente o son procesos que se retroalimentan?. En el caso de los niños ¿las estrategias y tecnologías de control de esfínteres no viene marcado también desde el exterior del sujeto?, ¿es decir por los padres, maestros, médicos, etc, aunque se centre en que los niños adquieran o aprendan a controlarlos por si solos?. Y en el caso de los ancianos, ¿está totalmente externalizado el control?. Creo que son cuestiones a las que habría que poner un poco más de atención, ya que si bien se intuye en el texto una cierta interrelación entre la interiorización y la exteriorización (cuando por ejemplo en los fragmentos del trabajo de campo aparecen cuestiones donde existe una cierta intencionalidad de los sujetos en cuanto a las prácticas en torno a la defecación y la micción) no queda muy claro. Es posible que en la comparación entre infantes y ancianos se pierda una gran heterogeneidad de procesos, prácticas, desarrollos tecnológicos en aquello de lo que se quiere dar cuenta.

    En la p. 3 se va apuntando a como es desde las instituciones las que regulan y controlan todo aquello que tiene que ver con el control de esfínteres como los dispositivos legitimados para el dominio de las poblaciones. Pero creo que en algunos momentos se pierde un poco de vista, como la organización institucional tiene que ver con una determinada idea de “orden social” sobre el cuerpo, sobre la ingesta de alimentos, con respecto a la expulsión de los mismo, y como esto forma parte de otras lógicas (medicas o profesionales, que aunque viene apuntado no se desarrolla lo suficiente), e incluso lógicas construidas a través de las múltiples prácticas que se desarrollan a lo largo del ciclo vital de un sujeto (se apunta a la socialización en otros contextos como los grupos de pares, etc…pero resulta como algo anecdotico), que lo lleva desde la infancia y la interiorización del control, hasta la ancianidad y la externalización del mismo. Estos sentidos del orden, además no se mantienen igual a lo largo del tiempo y en los contextos, y esto no me parece que este muy señalado en el texto, o al menos a mi no me lo parece. En esta misma página no se entiende bien a que se refiere cuando habla de “maquina de gobierno”, ¿está en relación con la idea de “gubernamentalidad” de Foucault?. En principio por el desarrollo del texto no lo parece, por lo tanto ¿a qué se refiere?.

    En la p. 4 no se entiende bien cuando dice: “ “un trabajo que, precisamente por profesional, viene articulado en la “vocación”…. Etc….” ¿A que se refiere en este párrafo?, pareciera que son los profesionales que siguiendo un plan estratégico es la que “produce” el “control desde si”. ¿es posible que los profesionales puedan desarrollar esto sino lo ponemos en relación con las propias prácticas de todos los sujetos implicados, que comparten un cierto sentido del orden?. ¿los niños y los ancianos, no llegan a las instituciones o forman parte de ellas, donde ya previamente existe una configuración de lo que es ser niño y de lo que es ser anciano?. Porque si no parece que se construye directamente en la instituciones de control o de confinamiento.

    P. 4. No se entiende bien que quiere decirse con: “Esta carcasa (el cuerpo viable) que, de manera negativa (concediéndole agencia analítica), actúa como vacío (o eje) sobre el que medran (y desenvuelven) las costras sociales”… No comprendo la frase, y tantos paréntesis no aclaran, más bien dificultan.
    Pp 5, no acabo de tener claro a que se refiere con “la tutela social”. Y tampoco eso de que “(la tutela que, igualmente, no siempre es querida ni asumida por las instancias tutelares, al resultar gravosa”). No sé a que se refiere, ¿es en términos de gastos social?, ¿es en términos de desgaste de los cuidadores?, ¿en que se basa para decir que es gravosa?. Tal vez merecería la pena aclararlo.
    Pp 6, no me queda claro a que se refiere con “autonomía”. La autonomía como lo configura al sujeto en la categoría de persona, pero de persona ¿legitima socialmente?, ¿con que capacidades?, ¿la autonomía se centra solo en el control del cuerpo?. Habría que aclararlo. Además en este párrafo, aparecen referencias a autores que realmente no queda claro que es lo que dicen por ejemplo: “el concepto de autonomía social ha sido tratado para el Trabajo social por Salcedo”. Tal vez si supiéramos que plantea esté autor se podría responder a las dudas que surgen.

    En esta misma página no entiendo que es “la perspectiva genealógica”.

    En la p. 7, me parece un poco arriesgado (o así lo he entendido yo) lo que parece una relación directa entre la falta de control de esfínteres de niños y ancianos, con circunstancias relacionales deterioradas, que aparecen en términos de “patológicas”. Tal y como se muestra (aunque estoy segura que no es la intención del autor) parece causa-efecto, es decir que es lo que lleva al control del sujeto social. Lo mismo ocurre cuando se pone en relación las acciones de los niños, con la relación con la figura de la madre. Sin tratar de negar el desarrollo de psicoanálisis (muy presente en todo el texto) sobre esta cuestión, la figura de la madre (o también podría ser el padre) aparece totalmente descontextualizada, como si a esta no le afectara el sentido del “orden social” en torno a cómo debe socializar a sus hijos, y como si la conducta de estos estuviera en relación con una figura materna que no tiene ni historia, ni rasgos, ni nada…solo es una categoría, que por otro lado también está socialmente construida, no la madre, sino las maternidades y paternidades. (La cuestión de la “madre” no aparece solo aquí, también en otras partes del texto, pero en los mismos términos).

    Lo que aparece en la pp 8, he de decir que me parece muy bueno e interesante.

    En la p. 9 cuando habla de “violencia sobre el individuo”, creo que se genera un poco de confusión. Tal vez es por cómo se usa el termino, que pareciera que los dispositivos y las técnicas aplicadas para la adquisición de los hábitos en cuanto al control de esfínteres, fuera solamente coercitivo y me pregunto ¿es realmente así?. Si la respuesta fuera negativa, creo que habría que aclararlo.

    El planteamiento teórico de la p. 10, es muy interesante, yo propondría que se desarrollara un poco más, mostrando prácticas en las que aparece.

    En la p. 11 se habla de “ser reconocido”, la idea me parece interesante, pero ¿reconocidos en qué?, ¿por quienes?, ¿y para qué?… Yo lo aclararía un poquito más. Y en relación con esto en la p. 12 se habla de “procurarse identidad”, ¿Qué identidad?, ¿existe solo un tipo de identidad?, ¿o el niño y el anciano que no controla esfínteres también constituyen una identidad?. En esta misma página no entiendo a que se refiere con “manipulaciones sociocultares”.
    En la p. 12 creo que se da un salto cualitativo importante, en función de lo que se venía desarrollando anteriormente al hablar de “valores”. ¿a qué valores se refiere?, ¿respeto a qué, a uno mismo a los otros?. No termino de entenderlo bien del todo. ¿Hay una separación tan grande cuando se habla de niños que se les castiga, y en los ancianos se les cuida?, ¿o las prácticas de castigo y cuidado pueden ser simultaneas?, ¿y además de ser simultaneas no pueden incluso estar relacionados castigo y cuidado y significarse de ambos modos por todos los agentes que participan de la acción social?.
    En la p. 13, a que se refiere con: “Sin embargo, nos interesa aquí en cuanto muestra la relación de intervención cultural”, y que son “las maneras socioculturales”?, y la “deliberación del sujeto, que busca socializarse”?. Se habla continuamente de “cultura” (también en la pp 16), pero no queda claro a que se refiere. ¿La búsqueda de socializarse es un acto consciente?, ¿o es más bien las prácticas las que van marcando la socialización de un modo u otro, en torno a un tipo de orden social contextualizado y en un momento histórico determinado?.

    En la p. 14 me parece que hay una gran idea, a mi me parece muy interesante, pues habla de otros espacios de socialización y otras disposiciones que adquiere el sujeto. Es una pena que no se desarrolle más y se ponga más en relación con lo que se viene poniendo de manifiesto a lo largo del texto, pues permitiría plantear la heterogeneidad no solo en los procesos de socialización, desarrollo de instituciones y tecnologías y estrategias, sino en los modos de construir subjetividades.

    P. 15, que es ¿ “la explicación política”?, puede ser un tema interesante, pero no se a que se refiere. Que no se si está en relación con lo que aparece en la pp 16 de “una bio-lógica” siempre pólitica”. No termino de entender a que se refiere, en ninguno de los dos casos. En la pp 17 “ensamblajes bio-lógicos”

    Error en la p. 16 “probelmática”, es problemática. Y en “ Los incentivos par…” será “los incentivos para..”

    En la p. 18 “por cierto, una imagen popular (Bajtin)”, creo que habría que especificar cuál es, y a qué se refiere.

    El ejemplo tomado de las notas de campo de la pp 19 y 20, no termino de entender cómo se ensambla a lo que parece pretende plantear el texto, ya que parece que el control de esfínteres en el niño que aparece en el ejemplo, es una cuestión que el niño manipula en función de la relación que tiene con las visitas de sus progenitores… ¿pero qué explicación dentro del marco social, de socialización y de construcción de subjetividad tiene?

    En la p- 21, se pierde de vista una idea que a mí me parece significativa. Cuando el demenciado llega a una residencia, ¿ya existe una construcción previa de que es ser un anciano?, ¿no se tiene en cuenta, por ejemplo, cuando dentro de la institución a cualquier anciano que entra se le pone un pañal, pues se le presupone que no controla esfínteres o que más tarde o temprano dejara de controlar?. Yo creo que sí que el sujeto ya viene en parte “configurado bajo algunos rasgos”, o también podría tenerse en cuenta, que hay factores por ejemplo laborales, de agotamiento en profesionales, o familiares que ponen en marcha las tecnologías como puede ser un pañal, la medicación, por otros factores que no sean solo sobre la concepción que existe sobre lo que es ser niño o anciano, es decir ciertos condicionantes sociales, que establecen unas prácticas u otras. Incluso los sujetos pueden intentar mantener, como dice el texto, ¿“el decoro y la conciencia”, pero no se permite dentro de la institución por esa construcción previa de la infancia y la ancianidad?

    P. 24. El ejemplo de la anciana E, me resulta un tanto complejo. No entiendo a donde se quiere llegar cuando se pone en relación: que hay cosas que la anciana hace a propósito, es decir a conciencia, y la lectura posterior de que esta “enferma” y por lo tanto se le puede no sancionar, ¿esto se ve tan claro en las prácticas de cuidado y atención?, ¿Quién considera que se le restituye el decoro, por el hecho de ser limpiado?, no lo veo muy claro.

    En la p. 24 en el pie de página hay un error dactilográfico “aunque manter su…”, será “aunque mantener su….”

    P. 25 ¿a que se refiere con “De hecho, es la demenciada, su condición, la que hace/fabrica la institución?, realmente no se entiende.

    En la p. 26 en lo que se presenta como fragmento del trabajo de campo aparece la idea de la “vejez normal”. A mí me parece una cuestión interesante que se podría desarrollar un poco más, pues efectivamente parece que en el imaginario colectivo es una imagen sobre el sujeto que funciona, y aunque está, sino se desarrolla no se entiende.

    Finalmente el último apartado no consigo encajarlo con el desarrollo del tema poniendo de manifiesto. No veo las conexiones del control de esfínteres con la “in-continencia sexual”. Yo lo eliminaría pues me parece que es otra temática diferente y por lo tanto tal vez merecedora de una atención especial. En todo caso, si el autor considera el punto importante, debería clarificar más el asunto y qué relación tiene con lo que viene presentando hasta este momento. Es la parte más floja del trabajo, porque al menos yo no consigo encajarlo.

    En relación por lo tanto con este último epígrafe, creo que se pierde la intención del artículo, que francamente en la introducción resultaba muy interesante, y no aparece una conclusión, ni un final quedando la exposición inconclusa y poco resulto el asunto, o al menos planteando alguna cuestión que permita la reflexión del lector.

  3. A propósito del artículo propuesto para la revista Papeles de Trabajo sobre Cultura, Educación y Desarrollo Humano: “Autonomía y cuerpo objetivado en grandes instituciones: Dispositivos de interiorización del control esfinteriano infantil y su externalización sobrevenida en la decrepitud” (Referencia PTCEDH_14_02), y en relación a las dos revisiones por pares (https://ptcedh.wordpress.com/2014/03/20/ref_ptcedh1402/#comments), el autor quiere desplegar aquí algunas consideraciones con objeto de incentivar el debate sobre el tema tratado. A la vista de los comentarios de ambas revisiones, se resolvió acometer las correcciones pertinentes, que, una vez asumidas en su práctica totalidad, no consignamos aquí por estar incorporadas en el artículo, ya publicado. Sin embargo, sí podemos anotar aquí algunos de esos elementos para el debate.

    Algo que se ha querido subrayar es la necesidad, al menos heurística, de una rica metafórica que abra las dificultades de describir comparativamente en nuestro caso dos extremos de de-marcación etaria a partir de tránsitos fronterizos corporales, como son el manejo de los esfínteres. La dualidad cuerpo-mente, etc., tan persistente y difícil de superar (no aspiramos a tanto), descansa para la antropología en la dualidad naturaleza-cultura, o instinto-sociedad, siendo que ésta no puede operar si no es a través del control, o la suerte de “violencia” que queremos determinar. Son “formas de hablar” o formas del habla que entorpecen nuestra comprensión de las dificultades analíticas de estos casos que hemos querido comparar. Hay aquí una estrategia analítica que deviene en el intento, siempre fracasado, de superar esas dualidades ya de principio lingüísticas y por ende cognoscitivas. Somos consciente de estos fracasos, de ahí que intentáramos, agónicamente si se quiere, explorar nuevas formas de hablar, por simple variación. No obstante, nos hemos plegado también y en lo posible a un lenguaje común o franca para poder entendernos con la comunidad científica.

    Respecto a los procesos de interiorización, nos hemos alejado del psicoanálisis como teoría central (minimizando el concepto de instinto o impulso o haciéndolo más sociogénico con N. Elías), para reorientarnos con apoyo de las teorías de la teoría cultural de la personalidad, el enfoque de Vigotski o la concepción del sujeto humano como ensamblaje de sistemas bio-culturales productivos (entre Simondon y Stiegler). Estimamos que quizá sea conveniente explorar las instituciones como un engranaje más de toda una constelación de instituciones, unas conceptuales y otras operacionales o prácticas (Persona/lidad como institución, orden etario como institución, etc., etc.). Sería adecuado explorar cómo establecer todos estos ensamblajes, que incorporarían también el cuerpo o la mente como instituciones ensambladas en un gran aparato o todo relacional. Algo que queda pendiente.

    La teoría del ciclo vital, desde luego, aunque sumergida en el texto bajo la capa freática del psicoanálisis, se manifiesta cuando existe un orden previo del niño o el adulto que llegan a las instituciones, entre lo que se da y lo que se espera, cómo sucede, con quiénes y por qué, y, del mismo modo, en sus variaciones heteromodales y sus por qués no determinantes (quizá mejor explicación “cultural” que la que haya podido explicarse con el psicoanálisis); por lo que la teoría del ciclo vital no nos parece desechable ni incompatible (como poco puede ser una fuente crítica a las posiciones psico-biologicistas), asegurando diversidades intra e interindividuales, como también apuntamos más adelante. Sería interesante rescribir el mismo artículo desde esta teoría, buscando más casos institucionales (y familiares) y sus variaciones en un diseño de investigación más complejo.

    Hemos creído que el énfasis en el psicoanálisis se debía a que permite aclarar aspectos teóricos como el de Autonomía en el modelo liberal y conservador, al usufructuar éstos algunos hallazgos psicoanalíticos, que establecen relaciones creativas de una determinada moralidad entre la demora calculada de los instintos (disciplina) y la conducta saciante. Algo que, más que de uso, puede estar sucediendo, en Frank por ejemplo, a permitir este modelo la portabilidad, por así decir, de “valores” caros al liberalismo, como los descritos en el texto. Es por eso que se comprometen las concepciones (en tanto instituciones) de Persona y logro.

    Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s