Referencia PTCEDH_13_04 (Este manuscrito no ha sido aceptado para su publicación)

Título: La inclusión de familias de origen latinoamericano: Las voces de las mujeres como vía para la evaluación de un programa socioeducativo

El objetivo del presente estudio es describir las perspectivas de las mujeres inmigrantes de origen latinoamericano sobre su inclusión social desde el análisis de sus propias voces y usar dicha descripción como una vía para evaluar el proyecto de Mediación intercultural con familias inmigrantes, del Centro Socioeducativo “Jara” de la Asociación Barró. Para ello se recogieron las aportaciones de 25 mujeres mediante entrevista en profundidad, cada una como referente familiar participante de dicho centro. La investigación se llevó a cabo desde una perspectiva cualitativa, de tipo fenomenológica para la descripción de la experiencia subjetiva con una mirada de tipo etnográfico dada la participación de la autora en el mencionado proyecto. Los resultados indican que los objetivos y ejes de intervención del proyecto de Mediación social intercultural con familias inmigrantes están en nivel deficitario y necesitan ajustarse a las necesidades y demandas de la población que atiende, la familia monoparental en su mayoría. Por lo tanto las aportaciones de estas mujeres constituyeron una vía valiosa para evaluar dicho proyecto.

Palabras clave: Inclusión  social, familias inmigrantes, mujeres, intervención socioeducativa, Mediación intercultural, evaluación.

 

2 pensamientos en “Referencia PTCEDH_13_04 (Este manuscrito no ha sido aceptado para su publicación)

  1. REVISIÓN 1:

    Comments

    This study has the admirable goal of using the voices of Latina immigrant women participants to evaluate an intercultural mediation program designed to serve immigrant families. The author used a qualitative research design based on in-depth interviews with 25 mothers, and there are some gem kernels of insight from the mothers gleaned from these interviews. However, the article is not well organized to foreground these insights or build an analytical argument based on them. The article in its current form is perhaps most useful to the staff of the organization/program being evaluated, and less useful to a larger scholarly community.

    My comments come from the perspective of an anthropological/ethnographic disciplinary framework, which may be helpful to the extent the author claims/wants to use an ethnographic approach. I agree with the author that a qualitative research design is best suited to the goal of using the participants’ experiences and voices to inform program evaluation and improvement. However, the presentation of results does not deliver on the promise of qualitative research, and it’s not clear whether the author actually used an ethnographic approach as s/he claims. The vast majority of the very long paper is devoted to a laundry-list of interview findings according to 28 categories and sub-categories that appear to be generated from the interview guide, rather than themes that emerged from the interviews themselves. These findings are presented without context or interpretation. For each category we are given quantitative reporting of the number of respondents who gave information on the topic (for example, “Volores y costumbres. Un total de 19 de 25 mujeres aportaron información sobre sus valores y hábitos o modos de proceder….” p. 21)., and a short of list of direct quotes from the interviews. Some of these quotes are rich and fascinating, but they are decontextualized and not theorized, so the author does not help us to make sense of them. Only on p. 27 after listing quotes for all of the categories does the author finally offer some summary statements, which should have come at the beginning of each section. Very few readers will have the patience to read through so much text without any narrative thread or clues about where they are going.

    In qualitative research direct interview quotes are a rich resource if they are used properly, but they need to be contextualized in three ways: 1) in terms of the speaker and the context in which they emerge (both the interview context and the larger ethnographic context), 2) in terms of the other interviews, and 3) in terms of theoretical arguments made in other scholarly research. This is the analysis which is not done in this paper. We are given no ethnographic context or sense of the women who spoke these quotes (other than their names and ages in parenthesis following the quote – and are these their real names?), and in that sense this is no different than a quantitative study. The author said s/he became close to the women, but she doesn’t allow us to do that in this writing. She also provides no ethnographic description or observational data of the program setting that would make this study ethnographic and help to interpret her findings. For example, a real example of what the mediator does—an actual interaction or exchange recounted from field notes—would have helped tremendously.
    Without this context, the author does not do justice to the women’s insights and even jumps to some problematic conclusions that are not sustained by the evidence. When the women raise what seems to me a critique of Spanish society and the lack of values here, the author interprets this as “la no aceptación de la diferencia” (p. 43) and recommends values education for them! (See pages 37-38 and 43 for the author’s very disturbing treatment of this theme). Maybe I misinterpreted the author here, but that is also testament to the lack of clarity in his/her argument. Similarly, the author makes short shrift of a very distressing finding that the mothers encountered racism in the schools’ treatment of their children. This to me was one of the most important findings of the paper, and was buried in the lists of quotes. The author acknowledges that the women had difficulties with their children’s educational development, but misses the more important point that the quotes reveal, which was the mothers’ distress at the teachers labeling their children “slow.” This seems to me obviously connected to the mothers’ perception of racism and xenophobia in the larger society which the author reports elsewhere, but s/he never connects the two. Both findings hint at a social critique the mothers had in their awareness of injustice, which the author misses because of his/her focus on individual needs and aptitudes. The finding s/he chooses to emphasize from ‘education’ is that the mothers believed in the system. I can see why that is important to emphasize given the prevalence of popular opinion (and even some research) that Latino parents don’t care about their children’s schooling. But it would be a grave error to omit the mothers’ real experiences with racism in the same educational system they trusted to be in their children’s interests.

    This speaks to a larger conceptual flaw in the author’s analysis (and perhaps also in the design): she categorizes the “perception of racism and xenophobia”, one of the most important findings, as “personal”, tied to “la persona en sí, sus caracteristicas particulares y la forma de sentir”, rather than social, which is another category. The mothers’ real experiences with racism and xenophobia (some of which are recounted in powerful direct quotes) are seen as feelings, attitudes, and perceptions. This is at best a belittling of their social experiences, dangerously close to suggesting that racism is “all in their head,” or worse, that racism somehow is a result of them. I would say that the author is trapped by her own categories, which prevent a more holistic analysis of her results. A more accurate characterization of the findings reported on this theme would be “experiences of racial discrimination” (rather than “perception of racim”), which would clearly be social, not personal, since it involves social relationships.

    Interestingly, in what I think is the paper’s most important contribution, on page 36, the author faults the mediation program’s goals for failing to take into account the women’s “perception of racism and xenophobia.” The author writes, “no aparece como necesidad.” This is true, but nor could racism appear as a “need” in the program’s needs-based framework, because racism is not an individual “need.” Both the mediation program’s goals and the researcher’s own categories are based on an individualized analysis which fails to take into account the structural context. Racism is not a personal characteristic or feeling; it is a structural issue. The question becomes how to enable victims of racism to best respond to this structural context. Within her individualized framework, the author’s solution is to offer participants training in their rights. This is undoubtedly a welcome suggestion, but in the context of the author’s presentation it continues to locate the source of the problem in the individual immigrant women. The author writes on p. 36-37, “lo que más se ha destacado en la categoría ‘sentimientos’…ha sido el hecho de sentirse indefensas y rechazadas. Esto puede ocurrir debido al desconocimiento de los propios derechos que mitigan la sensación de estar seguro.” Here the author clearly appears to blame the women for their own feelings of defenselessness and rejection, which is contrary to her stated goals of empowering them. Are their feelings of rejection the result of their own ignorance? Or a structural reality that has in fact rejected them and rendered them defenseless? The author does not provide the contextual data to answer this question, but surely the second interpretation would be more in keeping with an approach that empowers them. By continuing to focus on individual needs, the author’s analysis falls prey to dominant deficit views of immigrant women (which focus on what they lack).
    What would be an interesting and significant article to me would focus entirely on the above critique of the program—the failure to acknowledge the women’s experiences of racism—and would inquire into the mismatch between the women’s political experiences (because they are political, stemming from power inequalities and social exclusion) and the decidedly apolitical framework of the organization in its focus on remediating individual needs. This would be useful cultural critique, though perhaps not useful (or even dangerous) as program evaluation. The author has to decide whether s/he wants to do program evaluation or ethnographic research. If it is the latter, and if it is to be published, pseudonyms should definitely be used for the organization and all participants, if not also for the neighborhood. (I think Madrid and Spain could and should still be mentioned, since it is necessary to locate the research geographically, especially for an international audience. I would like to have known in the abstract or introduction where the research took place.) Such a focus would reorganize the article around a single argument, with a coherent and compelling narrative thread, a “story” in the best tradition of ethnographic research. It would flesh out the women’s individual stories of racial discrimination in the context of their biographies and their lived experiences in Madrid. It would humanize them, as I think the author intends to do.

  2. REVISIÓN 2:

    Evaluación general

    El tema que aborda es interesante desde el punto de vista de la intervención social en colectivos migrantes y la aplicabilidad de los estudios cualitativos como herramienta de revisión y mejora de los programas de mediación social intercultural. Sin embargo, el artículo presenta muchas deficiencias tanto en el aspecto formal (ortografía, sintaxis, citas bibliográficas, estructura del texto) como en los contenidos teóricos (estado de la cuestión, metodología y análisis), que harían necesario reescribirlo para su publicación.

    Aspectos formales

    1) Ortografía y sintaxis
    – Las mayúsculas y minúsculas están mal utilizadas.
    • Después de dos puntos, en los casos que aparecen en el texto, la palabra que sigue se escribe con minúscula, no con mayúscula.
    • Pág. 14 “origen Dominicano”, es “origen dominicano”
    • En los epígrafes de los apartados a partir de la página 14, utiliza mayúsculas en cada palabra, al igual que se hace en inglés pero no en castellano.
    – Faltan tildes, sobre todo, en los pronombres demostrativos
    – La interjección “huy” es con hache.
    – Hay preposiciones mal utilizadas y otras que faltan, lo mismo ocurre con los artículos, unas veces faltan y otras veces sobran.
    – En algunas frases no coincide el singular/plural del verbo con el sujeto.
    – Al final de la pág. 45 hay una frase sin terminar: “Entonces, parece dudoso que se estén desarrollando actividades educativas interculturales reales y ajustadas a las necesidades de las”.
    – El uso del género o/a no está unificado, unas veces lo utiliza y otras no. En la pág. 35 está mal utilizado, no es “hijos/jas” sino “hijos/as”.
    – En la pág. 9, está repetido en la numeración de los objetivos el (2): “(1) Que intervenga con los miembros de la familia inmigrante debido a los múltiples conflictos que viven; (2) que propicie la participación de la comunidad en situaciones socioeducativas; (2) sea el nexo de unión entre centros educativos, entidades sociales, agentes, centros sanitarios para abordar la problemática y a los sistemas que vulneran la exclusión de las familias inmigrantes, entre otras funciones (Asociación Barró, 2012).”
    2) Citas y referencias bibliográficas
    – Hay textos citados que no aparecen en la bibliografía: Melero y Olmos, 2010 y UNESCO, 2009.
    – Según la guía APA, cuando se cita una obra con varios autores, la primera vez se escriben los apellidos de todos los autores y en las citas posteriores se utiliza et al. No se hace en el caso de Rodrigo, Márquez, Martín y Byrnes, 2008 y Moreno, González y Moreno, 2006, citados varias veces en el texto. Por el contrario, en el caso de la obra de Gil, C., Pedone, C., Olivera, M.N., Echeverri, M.M., Retis, J., García, M. (2010), escribe desde un primer momento Gil et al. (2010).
    – La cita de Grad, 2010, es incorrecta, faltan los otros autores que aparecen en la bibliografía: Grad, H., Alcalá, E., Gil, J., González, A., Besalú, X., Blanchard, M. (…) Trujillo, F. (2010).
    – En la pág. 45, aparece citada la UNESCO como referencia bibliográfica, pero falta el año.
    3) Fuentes documentales
    – La fuente de donde se han tomado los datos de la Tabla 3 no aparece, se supone que están sacados del Proyecto Socioeducativo Jara de la Asociación Barró, pero hay que explicitarlo al final de la tabla como se hace, convencionalmente, en estos casos.
    4) Estructura del texto
    – Convendría numerar los epígrafes para comprender mejor el orden de la exposición y presentación del texto, así como distinguir los apartados de los subapartados, utilizando una misma grafía, bien mayúscula para los primeros y minúscula para los segundos, o la que sea crea pertinente.
    – En la pág. 28, el texto comienza a continuación del epígrafe, cambiando la pauta seguida de dejar un espacio interlineal entre el título del epígrafe y el comienzo del texto. ¿Por qué este cambio?

    Contenidos teórico-metodológicos

    1) Sería necesario saber desde un principio en qué país y ciudad se ha realizado el estudio, información que debe aparecer en el resumen, en el que sólo se menciona el Centro Socioeducativo “Jara” de la Asociación Barró; asimismo en el epígrafe Aportaciones de trabajos empíricos en nuestro país, no sabemos de qué país se trata hasta que empieza a citar investigaciones realizadas en ciudades españolas.

    2) En la página 6, cuando menciona el trabajo de Moscoso (2009) escribe: “Por último, el estudio de Moscoso (2009) intenta conocer las percepciones elaboradas por un grupo de madres y padres ecuatorianos sobre la participación de sus hijos/as en el sistema de enseñanza español, por medio de un discurso subjetivo analizado tras hacer una entrevista en profundidad”, debe tratarse de un error porque, así redactado, parece que Moscoso sólo realizó una entrevista en profundidad, lo que no es cierto.

    3) En el apartado Aportaciones de trabajos empíricos en nuestro país, escribe: “Se puede decir que los estudios empíricos habidos en el país hasta ahora, ponen en evidencia la importancia de las voces de las mujeres inmigrantes siendo pocos los estudios que le otorgan protagonismo a sus percepciones”. Tendría que matizar esta afirmación ampliando la revisión bibliográfica a otras disciplinas como la antropología y la sociología, desde las que se han realizado estudios sobre esta misma temática, aunque como es lógico, desde otras perspectivas. Autoras como Herminia Gonzálvez, Carmen Gregorio, Laura Oso, Claudia Pedone, Marcela Tapia, Sònia Parella, entre otras, han abordado el tema de las autopercepciones de las mujeres migrantes (colombianas, dominicanas, ecuatorianas…) con relación al género, la familia, los/as hijos/as, la escuela, la inserción laboral, etc.

    4) Hay un salto teórico-conceptual en la presentación del objeto de estudio que va desde la inserción social de los inmigrantes a través de las prácticas educativas en contextos formales e informales, a la familia como contexto no formal y a la familia monoparental, encabezada por mujeres migrantes, como tipo predominante entre este colectivo. Lo que llevaría a pensar que la familia monoparental formaría parte del objeto de estudio, sin embargo, no es así, simplemente, se repite una y otra vez que la familia monoparental es el tipo que más predomina entre el colectivo, a pesar de que existen otras modalidades, como indica en la pág. 14: “Estado civil: La mayoría de las mujeres participantes están separadas de sus parejas, otras son solteras o están divorciadas, hasta un total de 17 mujeres. Las ocho restantes de 25 de ellas, están casadas o viven con sus parejas. Es de notar que predomina la familia monoparental materna.”
    Hay una asociación constante entre conflictividad y vulnerabilidad con familia monoparental, lo que puede inducir a pensar que la estructura monoparental en sí misma es un factor de riesgo para estas mujeres, aumentando su estigmatización. Falta un análisis más pormenorizado 1º) de la diversidad interna a la monoparentalidad (no es lo mismo ser madre soltera, separada o divorciada) y 2º) comparar las autopercepciones de estas mujeres que viven en situaciones monoparentales con las que están casadas o viven con sus parejas, de modo que se pueda comprobar si es la estructura familiar la que está en el origen de la conflictividad/vulnerabilidad u otros factores.

    5) Analiza el contenido de las entrevistas agrupando la información obtenida en ejes, categorías sociales y definiciones (Tabla 1). Sin embargo, estas categorías parecen más bien derivar no tanto de las entrevistadas sino del propio guión de las entrevistas, presentado en la Fig. 1, pág. 12.
    Asimismo, las definiciones de los ejes y las categorías parecen haber sido elaboradas por otros autores, dado que en la Tabla 1, termina cada definición con una referencia bibliográfica. Esto hace suponer que los ejes temáticos y las categorías analíticas no han sido obtenidas por el procedimiento inductivo que menciona, sino que formaban parte ya del diseño de la investigación. Esto explica que en el análisis de cada categoría y subcategoría, las entrevistas son utilizadas, de forma cuantitativa, para indicar el número de entrevistadas que hicieron alusión a las mismas. Por ejemplo: “Percepción entre iguales. Siete 7 de 25 mujeres dijeron alguna idea sobre cómo perciben a sus iguales” (Pág. 17)

    6) La parte metodológica es muy débil.
    – En el apartado Informantes, cuando describe los criterios de selección de los mismos, escribe: “Para ello habrían de tener un gran conocimiento personal propio, que pudiese facilitar la revelación de sus experiencias en profundidad.” Tendría que explicar cómo se puede saber/medir si una persona tiene “un gran conocimiento personal propio”.
    – La descripción general de los datos sociodemográficos de los informantes de la página 14, tendría que ir en el apartado metodológico, no en el de Resultados y discusión.
    – En la pág. 11 en Instrumento y recogida de datos, utiliza una expresión entrecomillada que tendría que explicar, primero el porqué de las comillas y segundo, lo que quiere decir con dicha expresión: “La recogida de datos se ha llevado a cabo mediante entrevista en profundidad (Kvale, 2011), de unos 45 minutos de duración aproximadamente que ha permitido hacer una recogida de información “hasta el fondo”. (El subrayado es para distinguir la expresión citada).
    – Confunde la práctica etnográfica con una visión introspectiva, que justifica por compartir patrones culturales con sus informantes, no distinguiendo el rol del mediador/a del rol de investigador/a. (Pág. 12)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s