Revisión de la Referencia PTCEDH_13_03

Título: La educación de los hijos no es asunto “privado”: notas sobre la dimensión política y cotidiana de la educación en barrios populares del Gran Buenos Aires

Resumen: En nuestro país, Argentina, la educación escolarizada de los niños constituyó tempranamente una “cuestión política” y del Estado. Esto no quita que la dimensión política de la educación no esté presente por fuera del espacio de la escuela y el sistema estatal de enseñanza. En el presente artículo nos proponemos relevar desde el registro antropológico el sentido político y cotidiano de un conjunto de iniciativas educativas que se destacan por su relativo anonimato e informalidad. Nos referimos a las decisiones y prácticas que se producen, entre otros, en los ámbitos domésticos y en los escenarios de vida próximos de los niños. El análisis se asienta en el trabajo de campo que venimos realizando en la Zona Norte del Gran Buenos Aires y busca discutir los planteos que analizan las formas locales (domésticas y familiares) de la educación y el cuidado de los niños como atribución individual, privada, por fuera de la ligazón con el poder y también la producción estatal.

Palabras clave: Crianza y Educación infantil; Dimensión política; Vida cotidiana; Ámbito doméstico

http://www.uam.es/otros/ptcedh/enrevision/ptcedh_ref13_03.pdf

2 pensamientos en “Revisión de la Referencia PTCEDH_13_03

  1. REVISIÓN 1
    El tema del artículo es muy interesante y representa un aporte a las discusiones que se vienen formulando sobre crianza, cuidados y política.
    Sin embargo, es necesario hacer varias observaciones:

    1. La introducción no es clara. Se hace una serie de referencias sobre las percepciones que suelen circular alrededor de la idea del cuidado y la crianza de los niños y niñas en las familias. Sin embargo, no se hace ningún tipo de referencia bibliográfica o de casos que permita sostener dichos argumentos. En el siguiente párrafo, por ejemplo, haría falta aclarar de qué estudios se está hablando y a qué clasificaciones dominantes se hace referencia. Se da por hecho que el/la lector/a las conoce de antemano:

    “Al menos en la bibliografía especializada que se difunde en nuestro país, es frecuente que las descripciones sobre las prácticas relativas al cuidado y la crianza tomen como dados ciertos términos y atributos que más bien corresponden a las clasificaciones dominantes” (pág.4)

    Por una parte, se está hablando de las familias, y sin embargo, en el objetivo del artículo se plantea analizar complejos procesos que son familiares o territoriales. A lo mejor valdría la pena referirse únicamente a las familias y de no hacerlo, explicar qué se entiende por iniciativas territoriales.

    “…al reconocimiento de los complejos procesos (sociales, políticos, y cotidianos) que intervienen en las iniciativas locales (familiares/territoriales) dirigidas al cuidado y la educación infantil” (pág4.)

    Si bien lo anterior se entiende mejor a lo largo de la lectura del manuscrito, tal como está planteado en la introducción resulta poco claro.

    2. Desde un punto de vista metodológico, habría que revisar varias cosas:
    a). Se señala, por ejemplo, que la unidad de análisis del estudio que se presenta es el recorte de la vida cotidiana. Sin embargo, no se aclara en qué consiste exactamente y cómo ha sido abordado.
    b). Así mismo, se alude a dos trabajos llevados a cabo en el marco de un doctorado y un post-doctorado pero no se explica con claridad cómo será utilizada la información obtenida en los estudios aludidos y de qué manera serán analizados.
    c). Se escribe que la investigación de campo contó como estrategias metodológicas con la observación participante y entrevistas abiertas, de tipo biográfico. No se trata de estrategias metodológicas sino de técnicas de investigación.
    d). La metodología no explicita suficientemente qué tipo de información se requería levantar y con qué fin se utilizaron las técnicas de investigación utilizadas. Es problemático que por un lado, por ejemplo, el objetivo sea analizar las prácticas de crianza y cuidado en las familias y por otro lado, se lleve a cabo trabajo de campo en centros escolares. Si no se explica adecuadamente la toma de ciertas decisiones metodológicas y si éstas no responden al objetivo, el trabajo tiene vacíos que dificultan su desarrollo.
    e). Si bien se señala que se utilizan trayectorias (son trayectorias de vida), es importante vincularlas a la unidad de análisis mencionada anteriormente y justificar su uso. SI bien se menciona y se explica qué son las trayectorias (de vida), el desarrollo y la revisión bibliográfica es insuficiente.
    f). No se señala cuál es el universo de investigación ni los criterios para la selección de los y las informantes.

    3. La estructura del trabajo es adecuada. Sin embargo, existe una fisura entre la introducción, la metodología y el desarrollo del trabajo. A partir del tercer capítulo, las ideas más claras y se advierte hacia dónde se dirige el manuscrito. En este sentido, se advierte que la introducción y la metodología son confusas y no recogen de modo certero el contenido del trabajo.

    Por otra parte, si bien hay ideas muy interesantes, en el desarrollo del resto de capítulos se siguen encontrando inconsistencias como la siguiente:

    “María es una madre que participa activamente en las reuniones de mujeres que se organizan en el centro comunitario. Como lo comentó en más de una ocasión, estas reuniones resultan muy importantes para las decisiones que toma respecto a la crianza de su prole” (pág. 14).
    Este tipo de aseveraciones son lanzadas sin un desarrollo, siendo al parecer centrales pues están directamente relacionadas con el objeto de estudio.

    Así mismo, también existen otras inconsistencias. En la página 15, por ejemplo, se dice:

    “El relato de nuestra entrevistada, si bien no abarca todas experiencias posibles, deja al descubierto un conjunto de rutinas y prácticas relativas a las formas en que se piensa, decide y organiza la educación y el cuidado de los hijos en los ámbitos domésticos”.

    Sin embargo, al leer los párrafos anteriores, apenas se encuentra un análisis sobre el conjunto de rutinas y prácticas relativas a las formas en que se piensa, decide y organiza la educación y el cuidado de los hijos. Si además, esa idea da lugar a otras afirmaciones que son importantes pero infundadas pues se fundamentan en aseveraciones que no se sostienen (Además del reconocimiento de las rutinas, esta trayectoria devela los modos singulares en que se concretiza una densa trama de relaciones sociales que los sujetos construyen en vinculación con las condiciones de vida materiales que les tocan vivir) el artículo carece del rigor que se requiere.

    Otro problema referente a la estructuración de los capítulos del manuscrito es que muchas veces se presentan extractos de entrevistas cuyo análisis se lleva a cabo en otro lugar. Habría que concatenar mejor el análisis y las referencias etnográficas. De otro modo, el texto resulta muy desordenado.
    Se aconseja hilar mejor los objetivos de la investigación, las ideas principales que se busca sostener, el desarrollo de la argumentación y las conclusiones. El manuscrito, tal como está, no es consistente.

    4. A nivel formal, se recomienda tener más cuidado en las citas. Ver por ejemplo: (Ezpeleta y Rockwell, 1985 y E. Rockwell (1996, 2009)) (pág. 6) o hacer referencia a los trabajos a los que se alude. Ver por ejemplo: “Como dejan asentados varios trabajos” (pág. 9)/ “esto dio lugar a que muchos estudios sitúen a dichas interacciones conformando un sistema “no jerárquico” (pág. 18).

    Los extractos de entrevistas tampoco están correctamente citados.

    Así mismo, se recomienda tener un poco más de cuidado en la redacción: “…asumida en forma prolífera en Argentina” (pág.6)/ “la revisita de instituciones educativas” (pág.7)/ Ella dice que siempre los crío bien (pág.13).

    5. La bibliografía es correcta aunque se echa en falta estudios que se refieran a cuidados y crianza. Además, como se ha indicado previamente, si bien en el texto se hace varias veces referencia a trabajos sobre temas específicos, éstos no siempre son señalado.

    Por lo señalado, considero que el manuscrito no debería ser publicado si no se hace una revisión profunda del mismo.

  2. Revisor 2.
    La temática abordada, tal y como es enunciada, resulta de interés para el campo de estudios sobre la crianza desde el punto de vista de la articulación de diversos agentes/agencias en la conformación de un espacio social de iniciativas y decisiones que la afectan e intervienen en ella a través de la experiencia relacional de los adultos. La intención del estudio de poner de relieve que las prácticas y sentidos relativos a la educación y crianza por parte de los adultos de referencia, responden antes que a hechos de naturaleza individual/personal (habitualmente calificada de asistemática y no especializada), a apropiaciones derivadas de la inserción de tales adultos en múltiples espacios y contextos, es de sumo interés.

    No obstante el trabajo, podría decirse, anticipa en su formulación teórica más de lo que finalmente ofrece, tanto respecto al entramado conceptual que conforma el objeto, como en cuanto a la complejidad procesual que se quiere reconstruir:
    1.En ese sentido el cometido de abordar cómo se configuran en su dimensión política social y cotidiana las iniciativas domésticas y barriales sobre la educación infantil, no se despliega en los términos anticipados: No se ofrece un análisis pormenorizado -y sustentado empíricamente- de los “sentidos” y definiciones del cuidado y la crianza, ni menos aun el interjuego o disputa en torno a esos sentidos y practicas en el contexto cotidiano /local. Antes bien, el trabajo aporta datos meramente “nominativos” de la existencia de dichos espacios (locales) y de la vinculación de los agentes socializadores con ellos (de su participación), pero no del cómo en las dinámicas interaccionales se construyen “sentidos” y de su relación con la experiencia/trayectoria de los sujetos de referencia (las de las madres, en este caso que ilustran el trabajo), ni del modo en que son “apropiadas” /resignificadas por ellas (que definiciones, qué sentidos, qué tomas de posición -acuerdos/desacuerdos y retraducciones- realizan al respecto de las que se ponen en juego en las los escenarios institucionales formales/informales barriales.
    2.Si, por otra parte, se asume la perspectiva Gramsciana y sus retraducciones teóricas (como se deja entrever en la formulación teórica, y en el uso de algunos conceptos centrales –hegemonía, subalternidad, autonomía relativa, etc…) se echa aún más en falta el análisis de tales tensiones y disputas a nivel “local” y, sobre todo, el abordaje de las ambigüedades y contradicciones que articulan los sentidos en el “espacio” popular al que se refiere. Parecería pues que, contra lo esbozado teóricamente en el articulo, la dimensión “política” a la que refiere el /la autor/a queda reducida a una contraposición entre las políticas de “estado” y las de la “sociedad civil” (agentes sociales locales, movimientos populares etc…), en tanto no se hace mención ni examina (la posible/factible) simultaneidad de elementos hegemónicos y contrahegemónicos en las prácticas y discursos de los agentes (“consciencia contradictoria”), que pueden dar lugar a la significación de las situaciones cotidianas –y en este caso a las concepciones sobre crianza, cuidad, etc… que dichos agentes (individuales y colectivos) enfrentan. De tal suerte le espacio social local, por efecto de omisión de dicho análisis, aparece más que como “relativamente autónomo”, como totalmente escindido -“aislado” o no “contaminado”- de los discurso y prácticas dominantes.
    3.Puede advertirse, asimismo, que el “uso” de la entrevista biográfica no responde o enfoca según los presupuestos teóricos que se anuncian que hacen a la construcción e interrogación de los datos que emergen de ellas. Ello no sería de señalar, si no fuera porque precisamente el abordaje cuasi “informativo” de la entrevistas, lleva al /la autor/a a algunas de las inconsistencias expuestas anteriormente (la reconstrucción de las trayectorias, de los escenarios experienciales, sobre todo desde el punto de vista de los espacios múltiples de socialización y resocialización de los sujetos -adultos, en este caso-, de los recursos para la acción asociados a esos contextos, las condiciones de posibilidad de su apropiación -resignificación; las tomas de posición (subjetivas) etc…: Véase entre otros: Lahire, El hombre Plural )
    4.Por último, el afán de abarcar la complejidad, que en efecto se atisba de los procesos abordados, queda desmerecido por un ordenamiento confuso del texto, que bien puede reorganizarse.

    Por lo dicho, se considera que si bien se considera muy valiosa la potencialidad del trabajo, requeriría para su publicación una revisión sustancial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s